Blog Post

Tess Holliday, modelo de tiendas tallas grandes, portada de ‘Cosmopolitan’

Este mes de septiembre la conocida revista Cosmopolitan ha hecho historia: en su edición británica no encontraremos una actriz o una modelo de cuerpo irreal, sino una mujer que rompe con los estándares y que es modelo de tiendas tallas grandes: Tess Hollyday.

“Fiu, ¡soy literalmente una chica Cosmo!! No me puedo creer que esté diciendo esto. Gracias @CosmopolitanUK por esta increíble oportunidad. Si hubiera visto un cuerpo como el mío en esta revista cuando era una niña, me hubiera cambiado la vida“, escribió la joven modelo en Instagram, para anunciar esta rompedora portada.

La iniciativa ha sido muy celebrada, por el hecho de que una de las revistas más influyentes de moda y estilo de vida, que cuenta en su edición digital con una sección Curvy, se haya atrevido a ir más allá del estereotipo de belleza de mujer delgada para incluir otros tipos diferentes de cuerpos.

Para Tess Hollyday usar una talla 50 y pesar 127 kilos no es obstáculo para sentirse atractiva y bella, por eso no solo se ha convertido en una modelo de tiendas tallas grandes sino que también es un ejemplo para miles de mujeres: es una gran defensora del feminismo y la maternidad, y critica sin pelos en la lengua los cánones superficiales de nuestra sociedad actual.

Casada y madre de dos hijos, Tess es una mujer muy natural y directa en todas las facetas de la vida. Es una auténtica influenzer: cuenta con más de 1,7 millones de seguidores en Instagram, muchos de ellos, mujeres y hombres que sentían vergüenza de sí mismos o escondían su cuerpo por tener sobrepeso, y agradecen que Tess les haya abierto los ojos y les haya demostrado que podemos ser curvys y atractivas.

Su reto: no solo tiendas tallas grandes

Su fuerte personalidad y sus convicciones se reflejan en su libro The Not So Subtle Art of Being A Fat Girl (El arte poco sutil de ser una chica gorda), publicado en 2017, que pronto se convirtió en un bestseller.

“Siento que ha llegado el momento de liarla. Quiero ser de las que cambian las cosas, o al menos abrir las puertas a otras“, afirma.

En este sentido, se propone desfilar para marcas de lujo, no solo para las que comercializan tallas grandes.

“Si marcas como Gucci son capaces de hacer ropa en tallas grandes para hombre, ¿por qué no hacen lo mismo para las mujeres?”, se quejó para la revista Vogue USA. Se siente contenta de que algunas firmas empiecen a incluir modelos de talla 40 en las pasarelas, pero ella quiere ir mucho más lejos: “la mayoría de las mujeres estadounidenses usan una talla 44, ¿quién las representa a ellas?”.

Contra viento y marea

Tess Hollyday ha conseguido que las mujeres curvy se sientan bien consigo mismas, y a pesar de esta gran labor (o a causa de ella) ha sido objeto de críticas. Su naturalidad incomoda o molesta a algunos (normalmente hombres). Algunos acusaron su portada en Cosmopolitan de “promover la gordura” y Tess la defendió con la cabeza muy alta: “Mi mensaje no es ‘venga, engordemos todos’, sino ‘ámate a ti misma‘”.

El presentador del programa The Good Morning Britain, Piers Morgan, fue uno de los que más duramente criticó a Tess por mostrarse en Instagram en ropa interior.

“Esto es muy triste”, dijo el periodista británico en su cuenta de Twitter. “Necesitas desesperadamente mejores amigos que sean más honestos contigo y te expliquen que tienes un sobrepeso peligroso y debería hacer algo al respecto”.

¿Cómo respondió Tess a esto? Muy sencillo: haciendo gala de su cinismo y su buen humor. Subió otra imagen a su Instagram con el siguiente mensaje: “La gente me pregunta cómo enfrento a los tipos que atacan mi talla/cuerpo/motivaciones. Es muy simple: solo me río”.

A lo largo de la historia, los cuerpos voluminosos han sido admirados, pero vivimos en una cultura obsesionada con la delgadez, que nos obliga a vivir pendientes de las calorías que ingerimos y las que gastamos haciendo ejercicio, todo con tal de no vernos gordos.

Por supuesto, es importante cuidar nuestra alimentación y nuestra salud, pero también es cierto que nuestra sociedad penaliza todo el que se sale de los estándares de belleza establecidos, y hacen sentirse mal a las mujeres que tienen más de una talla 42.

Tess Holiday se ha visto obligada a declarar muchas veces que su gordura no se riñe con la salud, y que no tiene presión alta, ni diabetes, ni problemas de colesterol. Ella es un gran ejemplo, y su portada en Cosmopolitan y todo el recuelo que ha generado demuestra que necesitamos ver más cuerpos diversos, que clamen a los cuatro vientos que, seas como seas, no renuncies a sentirte bella y sensual.

Comments (3)

  1. anaskette2018 24 septiembre 2018 at 12:19 Reply

    Yo soy de su altura, y también uso una talla 50 (a veces incluso la 52), aunque no peso 127 kilos. Con estas credenciales puedes imaginar que estoy completamente por la labor del body positive y de la concienciación social hacia las mujeres que no encajamos en la talla 40.
    Dicho esto, también he de admitir que cuando tengo unos kilos menos que ahora me siento más cómoda y más ágil; es una lucha constante entre lo que significa aceptar tu físico tal cual es y lo que mi propio sentido común me dice que es bueno para mi. Vamos, que entiendo perfectamente lo que supone aceptarse y que te acepten…

    1. Alicia sanchez 1 octubre 2018 at 14:20 Reply

      Es un duro camino siempre amiga Anaskette.Un abrazo

    2. PATRICIA PORTA 1 octubre 2018 at 14:20 Reply

      Es un duro camino siempre amiga Anaskette.Un abrazo

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.